¿Quieres una cita? Haz click en el botón y agenda una cita con el Dr. Mario Chalhoub.

Los cambios hormonales que se producen durante el embarazo son los responsables de la modificación del cuerpo de la madre y de la cavidad bucal. Por tanto, resulta esencial el conocimiento de estos cambios y sus implicación en la salud bucodental.

El cuidado dental de las embarazadas requiere una atención especial, enfocada al cuidado pre y postnatal. Por su parte, la gonadotropina, se relaciona con náuseas y vómitos, que pueden llegar a producir erosión del esmalte. 


  • Gingivitis del embarazo: El aumento de los niveles hormonales, entre ellos, de estrógenos y progesteronas indispensables para el desarrollo del feto, se asocian a enfermedades bucales como la gingivitis del embarazo; el aumento de estas hormonas produce vasodilatación capilar favoreciendo el exudado y la permeabilidad gingival.
    Puede aparecer una respuesta inflamatoria exagerada.  La placa bacteriana es el factor etiológico fundamental para la aparición de la gingivitis, asociada al incremento de la microvascularización. esto ocurre más frecuente en el segundo trimestre del embarazo.
  • Granuloma del embarazo: También llamado “tumor del embarazo”. Es una tumoración benigna (1-5%) localizada en una zona con gingivitis en el vestíbulo del maxilar superior, que suele remitir después del parto. Es habitual en los primeros embarazos, durante el primer y segundo trimestre.
  • Enfermedad periodontal: Durante el embarazo se produce la hormona relaxina, cuya función es relajar las articulaciones para facilitar el parto, pudiendo actuar también en el ligamento periodontal provocando una ligera movilidad dentaria que tiende a desparecer tras el parto. Es inusual encontrarnos con un cuadro grave de reabsorción ósea y pérdida dentaria por movilidad. Si existe una enfermedad periodontal previa, esta se verá agravada por los mismos factores antes mencionados.
  • Caries dentales: El embarazo no debe de ser considerado per se como una causa de la caries. Existe la creencia de que se produce una desmineralización debida a la pérdida del calcio para “el nuevo ser”, pero el esmalte tiene un intercambio mineral muy lento conservando su contenido mineral toda la vida. Sin embargo, la mujer embarazada está sometida a unas situaciones que la hacen sensible a padecer esta enfermedad. Se ve alterada la composición salival y la flora oral produciéndose xerostomía fisiológica que facilita la aparición de caries.
    El aumento de gonadotropina en el primer trimestre se asocia con náuseas y vómitos; lo cual provoca un malestar que trae consigo un inadecuado comportamiento con relación a la higiene bucal, lo que tiene influencia negativa sobre la cavidad bucal, hay acumulación de placa dentobacteriana; factor que determina el aumento de la inflamación gingival y la caries dental, lo que se agrava al asociarse a hábitos alimentarios desorganizados, modificaciones vasculares y una débil respuesta inmunológica. El aumento de progesterona enlentece el vaciamiento gástrico y la acidez resultante durante los vómitos provocan erosión del esmalte de los dientes, fundamentalmente en la cara lingual de los molares e incisivos inferiores.
WhatsApp chat